lunes, 19 de octubre de 2015

TESTIMONIO: ¿Tanto se prendieron estas empresas en nuestra selva?, ¿por qué?


TESTIMONIO: “SITUACION DE LOS PUEBLOS INDIGENAS FRENTE A LAS PETROLERAS”
Este escrito es de un joven del Napo que estudia en Lima y que se prepara para ser Docente en la Especialidad de Educación Primaria Intercultural en la Universidad de Ciencias y Humanidades. Me satisface publicar este escrito porque es un TESTIMONIO de lo que un joven napuruna piensa, siente y comparte acerca de la realidad que ha vivido cuando estaba en el Napo. Este testimonio me anima a creer que la problemática de la amazonía pasa por las mentes de los jóvenes amazónicos. Ellos preocupados por esta situación se plantean serios cuestionamientos y buscan en sus estudios, posibles respuestas para poder contribuir en la búsqueda de mejoras para sus pueblos. GRACIAS GREGORIO POR COMPARTIRNOS ESTAS LÍNEAS. 
 
 
 
En estos años que venimos viviendo, se han ido dando muchos casos sobre la problemática que se vive en varios lugares de nuestra selva peruana. La amazonia está siendo violentamente golpeada por las políticas extractivas del gobierno que promueven la inversión en el campo hidrocarburífero.
La historia nos ha enseñado que la explotación de la Amazonia ha evidenciado situaciones terribles, incluso de genocidio, como en la época del caucho. Hoy el problema es por contaminación de las aguas de los ríos y quebradas, poniendo en serio riesgo la  vida de las comunidades indígenas y la pérdida de sus territorios ancestrales que hasta la fecha no son reconocidos por el estado.
Son unos 55 millones de hectáreas, o sea, más del 70% del territorio amazónico en el Perú, que por imposición del estado y las empresas transnacionales han concesionado extensos territorios convirtiéndolos en lotes para la industria petrolera. Son territorios con valiosos y grandes ecosistemas de enorme importancia tanto para el país, como para la existencia del planeta y de milenarias culturas que son los pueblos indígenas.
Al parecer, el estado no está siendo consciente de esta situación de vulnerabilidad que viven las poblaciones de la Amazonia. No se siente parte de esto, porque si fuera de mutua importancia no estaría vendiendo nuestras tierras que son el sostén para nuestros hermanos indígenas, de ello viven, se alimentan, y es más, es su casa, su territorio.
Es bueno saber que no solo ellos gozan de esta gran riqueza, sino todos los peruanos gozamos de ella. Debemos y tenemos que sentirnos parte de ella. No olvidar que somos un país amazónico, incluso no ignorar a quienes viven en esta parte del Perú. Tenemos una obligación y una grande responsabilidad: proteger y defender esta gran belleza que tenemos, en flora y fauna. Tanta maravilla existe en la Amazonia que es injusto que vengan otros de afuera a destruirla, a saquearla.
Aproximadamente son unas 20 empresas petroleras transnacionales que compiten en estos momentos para explorar y explotar el preciado “recurso” que el mercado capitalista ambiciona. Teniendo estos inversionistas el aval y respaldo de diversos poderes civiles, facticos y milicianos de Perú e incluso de Estados Unidos y de la Europa ¿Tanto se prendieron estas empresas en nuestra selva?, ¿por qué?,  ¿por qué creer que hay tanta competencia entre empresas?,¿por qué el estado peruano asedió a que estas empresas  entren a nuestro país?, ¿creen que el estado hizo una consulta previa a las diferentes comunidades? Estas preguntas que les planteo, son para analizar que el estado y sus representantes no están respetando los derechos de las personas que viven en ella. Más se están basando en lo económico y no están tomando en cuenta a miles de personas  que viven en estas tierras y que de ella trabajan para el sustento diario. Las empresas y el propio estado, desesperadamente intentan quebrantar a las comunidades, federaciones y organizaciones sociales, indígenas amazónicas que se oponen a estas actividades. Pero el estado no hace caso a las denuncias que ellos realizan contra estas empresas, bueno como el estado también está de parte de estas empresas, tratan de minimizar a estas organizaciones y federaciones que cada comunidad tiene, con el cual se organizan con el fin de que el estado los escuche a través de sus representantes.
Existe una propuesta de parte de las organizaciones. Se trata de tener un dialogo productivo con nuestras autoridades, comenzando por el presidente. Parece  que jamás se podrá lograr, porque siempre son considerados personas salvajes, analfabetos y poca cosa.  
Las personas que trabajan para el estado realmente no conocen la realidad; más se preocupan de cosas que no tienen importancia, incluso se ha logrado confundir a la población con políticas que nadie entiende. Mucha gente no lee bien, y por consiguiente, el nivel de comprensión de la problemática es mínima. No es suficiente regalar dinero bajo la fachada de programas sociales. Dar dinero a la población no arregla el problema que viven los pueblos.
El Perú, recientemente fue sacudido por un escándalo de corrupción entre sectores políticos del gobierno y empresas petroleras. Porque han vendido lotes de comunidades sin considerar el derecho a la consulta previa. Las empresas y el estado manipulan esta situación realizando simples talleres  informativos y haciéndolos pasar por consulta,  como si se respetara las normativas al respecto, como el convenio 169 de la OIT. Simplemente llegan a las comunidades con engaños, dirigen pequeñas reuniones que no son informadas, llevan cosas como; motores, víveres, ropa o dinero, les dicen que le dan como agradecimiento  por haberles escuchado, o simplemente ven la necesidad de las personas y es allí donde apunta, con eso les hacen firmar  sus acuerdos, hacen aceptar  sus documentos. Así se le abala a la empresa sin que los comuneros realmente hayan aceptado los acuerdos. Muchos de ellos van a una convocatoria porque quieren trabajo y piensan que allí les dirán qué hacer. Aunque los ingenieros hablen del proyecto del estado los pobladores no logran captar la dimensión del tema. La verdad es que el estado dice que quieren trabajar en sus tierras, pero en realidad no es así,  simplemente  es algo falso, porque no leen y no quieren explicar  para que están haciendo firmar, solo les dicen,  que es para tomar asistencia  de cuantos  asistieron  a la reunión o taller.
Como sabemos, el estado  tiene una empresa petrolera que es PETRO PERU. Esta es la “empresa” estatal dependiente del  Ministerio  de Energía y Minas quien es juez  y parte en las negociaciones  y concesiones de los lotes petroleros.  Esta empresa negocia  con las transnacionales y luego es quien, da la orden  para las concesiones, define si las otorga o no, lo que es un absurdo y cuyo rol ha quedado  en evidencia recientemente sobre los niveles de corrupción que se puede llegar con este tipo de políticas. Es un error muy grande  que esta empresa decida si da o no da concesiones, porque esas tierras que están en venta pertenecen a personas que cuidan de ella y luchan para que ningún extraño venga y lo destruya, solo entran a destruir lo que tenemos, contaminan nuestros ríos, peces, cochas, deforestan nuestros bosques, ahuyentan a nuestros animales. Los hermanos indígenas se enferman y mueren por la contaminación. Nuestros ríos están  contaminados con petróleo y mercurio, los peces como viven en los ríos, consumen el agua y son víctimas de total contaminación. Esto  tendría que tener en cuenta el estado, que hay muchas comunidades con personas que se benefician  de estos recursos, el agua es de uso diario para la vida cotidiana. Las personas que viven en la selva, quieren que sus bosques sean respetados, el estado tiene que saber escucharlos.
Que se respete el lugar donde viven. Saber que los indígenas tienen el mismo derecho que cualquier congresista o cualquier otra persona que viven en la ciudad. El estado no debe permitir que ninguna empresa entre a destruir nuestra flora y fauna. Nuestra casa.
 
 
POR: GREGORIO SANGAMA AGUILAR
Joven estudiante del II ciclo de Educación Primaria e Interculturalidad
de la Universidad de CIENCIAS y HUMANIDADES


 

Los Salesianos y la Amazonia

por Juan Bottasso Boe tti (*) 10.20435/tellus.v18i37.606 EL CONTEXTO HISTÓRICO Después del r...