lunes, 17 de junio de 2013

Después del derrame de petróleo… CONVIENE SEGUIR ACOMPAÑANDO A LOS PUEBLOS


Después del derrame de petróleo… CONVIENE SEGUIR ACOMPAÑANDO A LOS PUEBLOS

Por Roberto Carrasco, OMI



El derrame de crudo de petróleo se registró en el kilómetro 82 vía Quito - Lago Agrio, sector del volcán activo El Reventador. Según Petroecuador, como consecuencia de fuertes lluvias en la zona los días 30 y 31 de mayo, se registró un deslizamiento el último día de mayo. Un deslizamiento que ocasionó que se rompieran aproximadamente unos 140 m de tubería que pertenecen al Sistema del Oleoducto Transecuatoriano (SOTE), o sea cerca de unos 12 mil barriles de crudo que llegaron al río Coca para luego llegar al río Napo ubicados en el cantón Francisco de Orellana, en plena amazonía ecuatoriana. Es bueno saber que el río Napo es el río más grande y navegable de la república del Ecuador. Solo el año 2012 este sistema bombeó 352,740 barriles por día (b/d). Este conecta los pozos de la Amazonía Ecuatoriana con un puerto en el Océano Pacífico.

El derrame de crudo de petróleo trajo para los pobladores de la ciudad de El Coca y los pobladores de las riberas de los ríos Coca y Napo terribles consecuencias: desabastecimiento de agua potable en toda la ciudad de El Coca, contaminación de las aguas, vida animal y/o vegetal de los dos ríos, según los testigos “la mancha que contiene el aceite y otras sustancias del petróleo, que son arrastradas por el agua, abarca una extensión de 60 kilómetros en el río Coca. Pero en total, por lo observado desde el aire, calculamos que  alcanzaría una longitud de entre 240 y 300 kilómetros por todo el río Napo ecuatoriano”, contaminando los aires y por ende toda vida humana presente en ese trayecto.

El derrame de crudo de petróleo ¿qué consecuencias traería al Perú? Según los pobladores que habitan la cuenca del Napo – con quienes hemos dialogado días después del derrame - por el lado peruano desde la localidad de Pantoja hasta Angoteros, por un lado, y desde Nuevo Cajamarca hasta San Jorge por el otro lado del Napo peruano, las consecuencias serían terribles: LA CONTAMINACIÓN DEL RÍO NAPO Y POR ENDE DE TODA LA VIDA EN SU CONJUNTO.

El derrame de crudo de petróleo, por segunda vez en 30 años, no puede ser minimizado ni oculto en el lado peruano. La población del Perú tiene el derecho a ser atendida en su totalidad. Los napurunas peruanos exigen que el estado peruano haga justicia, conforme lo manifiestan las dos federaciones más antiguas de la cuenca.

El derrame del crudo de petróleo que ingresó realmente al Perú no puede ser negado ni soslayado. El estado brilló por su ausencia una vez más como lo viene haciendo por siglos en esta parte de la amazonía y frontera. Da la impresión que el estado llega sólo cuando la empresa petrolera lo moviliza. Así parece cuando vemos ahora estos pequeños intentos de acercarse del buque tópico de la Armada Peruana. Buque que a propósito una vez más fue presentado a la prensa en plena coyuntura del derrame por parte del presidente Ollanta Humala cuando visitó la localidad de Mazán este sábado 08 de junio.

¿Qué le costó al presidente Ollanta Humala viajar a la zona y dialogar con la población peruana si estaba muy cerca, más aún en pleno río Napo, en la parte baja?, ¿será que sus asesores que muy bien escuchan a los petroleros que trabajan en el Napo peruano recomendaron no era oportuno la presencia del presidente hasta que salgan “los resultados de los estudios de las aguas” tomadas por “algunas autoridades” que se hicieron presentes en Pantoja para engañar al pueblo peruano que el lado peruano no estaba siendo afectado?

Es bueno cuestionar a quienes dicen “nos gobiernan”. Es bueno hacerles recordar que mientras en Ecuador y Brasil las medidas se tomaron a los días del derrame, aquí en Perú, de la manera más patética se mal informa que las aguas del río Napo peruano no presentan presencia de crudo. Tenemos que ir pensando en la posibilidad de una DEMANDA contra el estado ecuatoriano por las consecuencias que traería el derrame en especial, en la vida de las comunidades indígenas afectadas.

Como dije en un momento a algunas amistades que se unieron a esta preocupación: TENEMOS QUE SEGUIR ACOMPAÑANDO A LOS PUEBLOS. Nos toca esta gran tarea. Ni el derrame de crudo de petróleo, ni la química vertida al río podrán ocultar lo que realmente sucedió: UNA TRAGEDIA ECOLÓGICA CON RESPONSABLES DIRECTOS Y CON NOMBRE PROPIOS.

 

Los Salesianos y la Amazonia

por Juan Bottasso Boe tti (*) 10.20435/tellus.v18i37.606 EL CONTEXTO HISTÓRICO Después del r...