martes, 30 de abril de 2013

Iglesias vecinas que trabajan en Amazonía Ecuatoriana de PRONUNCIAN

ENCUENTRO RED AMAZONICA DEL ORIENTE ECUATORIANO PUYO (ECUADOR), 22 al 24 de abril de 2013 
COMUNICADO FINAL
 
1.- La Iglesia católica que vive en el Oriente Ecuatoriano, acompañada por el Departamento de Justicia y Solidaridad del CELAM, junto a misioneros de otros países hermanos y representantes de organizaciones fraternas, preocupada por el progresivo deterioro de la Amazonia y de sus culturas tradicionales, se ha reunido en Puyo del 22 al 24 de abril para defender la vida y a los pueblos amazónicos amenazados. 
2.- Los Vicariatos de Sucumbíos, Aguarico, Napo, Puyo, Méndez y Zamora, presididos por sus obispos, acompañados por Pastoral Social Caritas Ecuador, iniciaron hace dos años un proceso de reflexión para conocer mejor nuestra realidad, compartir nuestras preocupaciones, buscando respuestas y caminos eficaces para promover un modo de vida compatible con la defensa de los pueblos y comunidades amazónicas en toda su diversidad. Hemos aprendido mucho de esta experiencia valiosa que queremos fortalecer y desarrollar en los próximos años, compartiendo acciones significativas que apunten caminos de futuro. 
3.- Desde el Concilio Vaticano II, que nos pide proteger la creación como mandato del Señor, la preocupación por la naturaleza se está manifestando cada vez con más fuerza y claridad en nuestras comunidades cristianas. - El Papa Benedicto XVI, en un discurso de 2007 a los jóvenes en Sao Paulo, denunció la “devastación ambiental de la Amazonía y las amenazas a la dignidad humana de sus pueblos” (Aparecida n. 85). - El documento de la V Conferencia de obispos latinoamericanos reunidos en Aparecida, señala que: “en las decisiones sobre las riquezas de la biodiversidad y de la naturaleza, las poblaciones tradicionales han sido prácticamente excluidas” (Aparecida n. 84). - Los Obispos del Ecuador, en un documento del pasado año, afirman que “el compromiso de cuidar nuestro planeta nos invita a buscar todos los medios posibles para mitigar los impactos sociales y ambientales,…. particularmente de las explotaciones petroleras y mineras” (“Crecer en la fe, cuidar nuestro planeta”). - El sínodo de obispos de 2012 nos recuerda que el cuidado de la creación “manifiesta la solidaridad intergeneracional con aquellos que vienen después de nosotros” (Sínodo 2012 n. 56). - Finalmente, destacamos un reciente llamado a la acción del Papa Francisco con estas palabras: “Quisiera pedir por favor a todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito económico, político o social, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad: seamos custodios de la creación, del designio de Dios inscrito en la naturaleza, guardianes del otro, del medio ambiente; no dejemos que los signos de destrucción y de muerte acompañen nuestro caminar… Cuando no nos preocupamos por la creación y por los hermanos, entonces la destrucción gana terreno y el corazón se vuelve árido”. (Homilía en la Misa de comienzo de pontificado, 19 de marzo de 2013). 
4.- Tanto la Constitución ecuatoriana, como las políticas públicas y las normativas que se vienen desarrollando bajo su amparo, constituyen, en principio, un marco favorable para promover la defensa de la naturaleza y el buen vivir de la ciudadanía y de los pueblos. Constatamos, sin embargo, que el ecosistema amazónico ecuatoriano, ya muy debilitado, corre un grave riesgo de deterioro irreversible como consecuencia de los nuevos proyectos de producción petrolera y minera. Ello tiene importantes consecuencias, no solo para el ecosistema, sino también para la vida de los pueblos amazónicos y sus culturas. Hechos como las recientes y trágicas muertes en las comunidades Waorani y Taromenane, sumadas a otras que se han venido produciendo de campesinos y trabajadores en la misma zona, nos indican que los derechos, formalmente reconocidos, no son suficientemente protegidos. No estamos siendo capaces de defender la vida de los pueblos no contactados y de quienes les rodean. Denunciamos la falta de investigación sobre muchos de estos hechos de violencia, la ausencia de un control
efectivo de armas, y el fracaso de las medidas cautelares adoptadas para defender a estos pueblos y buscar formulas de dialogo y convivencia pacífica. 
5.- Como Iglesia, queremos seguir anunciando al Dios Creador y Salvador, garante de la vida de todos los pueblos, que bendice a los constructores de paz en este complejo contexto amazónico. Aspiramos a que esta acción coordinada que comienza a florecer en Ecuador, acompañada por agentes de pastoral de otros países hermanos, pueda pronto articularse en una red eclesial pan-amazónica que, poco a poco, busque su propio lenguaje, y sea capaz de definir, desde la inspiración evangélica, propuestas alternativas a los actuales modelos de desarrollo en Latinoamérica. 
6.- “Custodiar la creación, cada hombre y cada mujer, con una mirada de ternura y de amor, es abrir un resquicio de luz en medio de tantas nubes oscuras, es llevar el calor de la esperanza” (Papa Francisco). Acogemos esta invitación del Papa a ser custodios de la naturaleza y de sus criaturas, y hacemos un llamado urgente a buscar caminos de convivencia pacífica entre todos los pueblos y habitantes de la Amazonia. Pedimos que se detenga este desangre en la selva, ocasionado por presiones de todo tipo y por poderosos intereses para los cuales los pueblos desprotegidos son meros obstáculos para el mal llamado desarrollo. 
7.- Animamos a las comunidades indígenas a que valoren sus identidades y las defiendan, aunando esfuerzos para contrarrestar las divisiones y confrontaciones que nos debilitan. Urgimos a nuestras autoridades a buscar caminos de paz y convivencia que solo pueden construirse sobre la búsqueda de la verdad y el compromiso de proteger los derechos de los pueblos más débiles. Necesitamos recuperar la reverencia por toda la creación. Necesitamos reaprender que somos parte de ella y que ella es parte esencial de nosotros. Queremos vivir de otra manera, de un modo más respetuoso con nuestro entorno, y poder renovar así nuestra fe en aquel gran proyecto de Dios, que hizo todo y vio que todo era bueno. Así hemos recibido este mundo y así lo queremos custodiar.     
146 hermanas y hermanos, participantes del Encuentro de la Red Eclesial Amazónica, provenientes de 12 países, reunidos en Puyo del 22 al 24 de abril de 2013     
Mons. Jesús Sádaba + Obispo Vicario Apostólico de Agurarico En representación de los Obispos Vicarios Apostólicos del Oriente Ecuatoriano    
Mons. Julio Parrilla Díaz + Obispo de Riobamba + Administrador Apostólico de Loja Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social En representación de Pastoral Social Cáritas Ecuador

UPS hacia Sínodo Amazónico 2019

Los pueblos de la Amazonia pretenden una atención mayor de parte de la Iglesia y de los gobiernos. Como Universidad Pontificia queremos con...