sábado, 9 de febrero de 2013

TESTIMONIO DE UN VOLUNTARIO DE URPICHA... RECREARTE 2013

RECREARTE AVENTURA DONDE LA DIVERSIÓN, EL TRABAJO EN EQUIPO  Y LA ALEGRÍA DE COMPARTIR NUNCA FALTAN

Por Jhon Henry Prado
Actualmente pertenezco al equipo responsable de Urpicha que es un grupo de personas que da su servicio de forma voluntaria sin pedir  nada a cambio.  Realizamos el plan de trabajo anual del proyecto y sus diferentes necesidades de cada sesión de trabajo. Y acompañamos a los participantes durante todo el año en nuestras diferentes sedes. 

Mi nombre es Jhon Henry Prado Vivanco, tengo 20 años de edad, vivo en Comas, Lima. Pertenezco a la Asociación Cultural Urpicha Perú, trabajamos con niños, niñas y adolescentes a través del arte como medio para que puedan desarrollarse y descubrir sus habilidades. Ya tenemos seis años trabajando desde el 2007 en el distrito de Comas.

Jamás podría imaginar las cosas que he pasado aquí.  Esta experiencia ha sido muy enriquecedora por cada una de las cosas que los niños y niñas te pueden enseñar.  No existen barreras para la creatividad y energías para estos pequeños que viven en la cuenca  del rio Napo  y que participaron en este Recrearte 2013.

Yo como parte de Urpicha Perú llegué a Santa Clotilde  con una idea de lo que me esperaba por comentarios que me hacían respecto al lugar, pero no me imagine convivir con 48 niños y niñas y un grupo de personas que acompañan este proyecto. Una de las cosas que uno aprende es la tolerancia, ya que la convivencia no es nada fácil, conocer a alguien y encontrarse para el trabajo es totalmente diferente al convivir las 24 horas con alguien, pero que te deja muchas enseñanzas y confianza para un mejor trabajo en equipo.

Es en la sencillez de estos niños y niñas que uno aprende que la felicidad no se encuentra en lo material, sino en las personas con las que compartes. Disfrutar de las comidas, de los paseos, de las clases o talleres, de las fiestas y de las películas, siempre será sinónimo de una gran aventura donde la diversión, el trabajo en equipo y la alegría de compartir nunca faltan. Es en este convivir que uno puede sentir cómo el alma se llena de alegría y se renueva para seguir avanzando juntos.

Todo eso será posible en base al esfuerzo de cada una de las personas intervinientes, ya que convivir las 24 horas del día, los 7 días de la semana no es una tarea fácil, por eso el trabajo en equipo y el apoyo nunca deben faltar.
Definitivamente de esta experiencia aprendí muchas cosas, como la tolerancia en la convivencia, la alegría de compartir, lo feliz que uno puede ser con las cosas simples de la vida y me enseña a revalorar cosas que quizás, con el pasar del tiempo, olvidé.

Agradezco la oportunidad de haber participado en este Recrearte, me llevo muchos recuerdos y anécdotas de las cosas que pasé aquí en la casa Muyuna y en la casa de los Oblatos de María Inmaculada. Ha sido una experiencia inolvidable a la cual planeo volver, si así Dios me lo permite.

FUENTE: BOLETIN ÑUKANCHI LLAKTA N° 18

Juicio vencido a la Texaco. Reacción de Crevrón - Texaco

El día 7 de Septiembre del 2018 el tribunal arbitral de la Haya dio a conocer el resultado del fallo planteado por Chevron en contra del ...