jueves, 15 de noviembre de 2012

HUMANDI - EL PRIMER NAPURUNA QUE SE REVELA CONTRA LOS EXTRANJEROS


HÉROES DEL NAPO DE LA INDEPENDENCIA DE AMÉRICA

LA REBELIÓN DE HUMANDI CONTRA LOS ESPAÑOLES



EL GRAN CACIQUE DE LOS QUIJOS: HUMANDI

 1538, primera entrada de los españoles, llega pineda hasta Sumaco. Posteriormente siguen llegando más y más españoles fundando ciudades y esclavizando a los nativos. La selva que durante miles de años protegió a los indios Quijos ha sido violada por los hombres de la espada y la cruz. Los sagrados arboles del monte comienzan a caer y los pájaros no cantan su voz alegre… El culto de los indígenas quiere ser substituido por la religión de un Dios distante y otro hablar… Pero los Quijos mantienen sus ritos escondidos en la floresta y sus sacerdotes siguen siendo sabios profetas de lo que vendrá, porque todo los ven conversando con los Supay. Humandi el gran cacique no acepta someterse a los conquistadores que quieren usurpar su mundo. Solo piensa en destruirlos… Antes consulta a los supremos sacerdotes Guami y Beto. Ellos hablan con los dioses y el gran volcán Sumaco es testigo del hablar. Días después todos los caciques se reúnen para escucharlos. Guami dice haber bajado a las entrañas del Sumaco para ver a Sabela, la diosa del infierno: “cinco días viví con ella y me ordeno que termináramos con los europeos porque ellos cortaron nuestra libertad”.


             Cuando en 1563, Bartolomé Martin y Andrés Contero recorrían la zona del Sumaco, escucharon por primera vez el nombre de Humandi pronunciado con mucho respeto por los indígenas, se enteraron que se trataba del más importante y aguerrido Cacique de los quijos. Cuando por fin llegaron a la aldea donde se encontraba el gran Cacique Humandi, este agasajo a Bartolomé Martin, y le pidió que no causara problemas en su territorio, porque el disponía de quince mil guerreros armados y listos para la guerra. Y tiempo después de este aviso, el 29 de noviembre de 1578, Humandi al frente de sus hombres tuvo que rodear la ciudad de Ávila, para impedir que se escapen los españoles.

            Entre dosis de yuca brava preparan la conspiración. La furia de los espíritus se contagia y las lanzas guerreras se levantan. Humandi secundado por Guami, dirige la arremetida contra la población española de Ávila que cae en pocas horas. Beto comanda el ataque sobre el poblado de Archidona, que – prevenido- logra resistir por más tiempo aunque igualmente es abatido. Tras la victoria Humandi es nombrado por el pueblo Quijo como Jatum Apu, encargado de conducirlo hasta la libertad. Las próximas ciudades a ser atacadas son Baeza primero y Quito después.

            Humandi habla antas con su gente: “La expulsión del invasor debe ser total. Nuestro sufrimiento es el mismo que el de nuestros hermanos de las montañas. La libertad de los Quijos comienza en la libertad de todos y que los Supay nos guíen”. Los chasquis llevan el mensaje a los indígenas de las tierras altas para que se sumen al levantamiento… Eso no ocurre, y una gran expedición militar sale de Quito para defender Baeza del ataque de los Quijos… Cuando Humandi al frente de sus guerreros llego a Baeza, fue recibido por el fuego nutrido de los arcabuces… Al frente del ejército español están los traidores Francisco Atahualpa y Jerónimo Puento junto a cientos de indígenas admiradores sus dueños y aunque luchó con denuedo junto a sus hombres, tuvo que emprender la retirada hacia la selva, y es que solo el valor, las pucunas (cerbatanas) y las lanzas de chonta, no eran suficientes contra las armas de fuego del enemigo.

            Los soldados españoles lo persiguieron día y noche, en su retirada Humandi les preparaba emboscadas y atacaba de sorpresa a sus encarnizados perseguidores; pero al fin fue capturado y enviado a Quito en donde fue juzgado por la Real Audiencia que lo condenó a muerte. Murió ahorcado junto con Beto, Guami e Imbate, en el sitio donde actualmente se  encuentra la plaza de San Blas. Humandi es uno de los grandes héroes americanos, que con su sangre y sacrificio nos mostró el camino de la libertad.

            Humandi, Beto y Guami, no en vano han muerto, han demostrado a los blancos lo que valen los indígenas unidos. No han muerto del todo porque su espíritu vive todavía entre nosotros los naporunas e impide ser de nuevo esclavos.

            Pero el último grito del cacique rebelde retumbó iluminando distintos rincones de la geografía, y nuevas rebeliones surgieron: en 1760 San Miguel de Molleambro; 1764 Riobamba; 1768 Cualaceo; 1777 Cotacachi; 1778 Guano; Otavalo y Cayambe; 1781 Alusí…

Las rebeliones que se dieron tuvieron frutos:

  • Debilitaron el imperio de los blancos.
  • Despertaron la conciencia de todos los indígenas.
  • Demostraron que el pueblo indio nunca estuvo totalmente vencido.
  • Prepararon la independencia de América.

Presentado por DORITA ARIADNA VÁSQUEZ COQUINCHE
Información recopilada de Internet
Texto recogido por el Padre Juan Marcos Coquinche de forma oral de los ancianos naporunas.

Los Salesianos y la Amazonia

por Juan Bottasso Boe tti (*) 10.20435/tellus.v18i37.606 EL CONTEXTO HISTÓRICO Después del r...