martes, 9 de abril de 2013

CAMBIAN DE JUEZ COMO SI EL EJERCICIO DE LA JUSTICIA PARECIERA UN JUEGO


A LA ESPERA DE LA TAN ANSIADA JUSTICIA ORDINARIA

Por Roberto Carrasco, OMI

Desde la llegada a la localidad de Santa Clotilde del abogado Miguel Ángel Alvear Calzada como Juez de Paz Letrado del Napo, se han venido dando serias preocupaciones por parte de la población como de las autoridades, quienes este último 18 de marzo se reunieron en un total de ocho autoridades preocupados por las denuncias que aparecen en la Comisaría de Santa Clotilde contra la persona del Abog. Miguel Alvear, juez de paz del Napo.

Los presuntos actos de corrupción pasan por serias situaciones que ameritan ser investigadas por la Oficina Departamental de Control de la Magistratura de Loreto. Denuncias que han sido presentadas acompañadas de un acta firmada por los miembros del Comité Multisectorial del Napo quienes a su vez, recordando la visita que realizó el Presidente de la República, Ollanta Humala, a la localidad de Santa Clotilde, se pidió que en vistas al crecimiento de la zona, la cuenca del Napo necesita con urgencia contar con un juzgado mixto como también de una fiscalía mixta o especializada en temas ambientales.

La población del Napo viene atravesando situaciones que ameritan ser atendidas. Crecimiento de la delincuencia, aparición de mineros artesanales informales, empresas petroleras, empresas de monocultivos, la difícil situación en que viven las personas que son víctimas del trabajo maderero ilegal e informal. Últimamente la presencia de la Armada Peruana, del Banco de la Nación, la aparición de autoridades a la cuenca prometiendo esfuerzos conjuntos. Lo real es que la población del Napo, por lo general, indígena, necesita ser atendida respetando, en principio, su autonomía como pueblos indígenas.

En lo que se refiere a la administración de Justicia, se recuerda la visita en agosto del año pasado, del Dr. Aldo Atarama Lonzoy, ex presidente de la Corte Superior de Justicia de Loreto quien promovió en medio de un encuentro de más de 150 personas, en su mayoría apus, y otras autoridades comunales e indígenas, sobre el tema de la Justicia Comunal Indígena. Un tema muy bien acogido por los participantes a este encuentro. Quedó pendiente seguir trabajando el tema con las comunidades indígenas.

Lo que preocupa es que alguien por allí en nombre de la Justicia quiera desconocer estos derechos de los pueblos y quiera presentarse como el “señor de la justicia”, incluso, al parecer, con presuntos abusos de autoridad. Ciertamente la población del Napo ha cambiado mucho estos últimos 25 años. Las organizaciones de base existentes en la cuenca han ayudado y ayudan en la comprensión de los derechos y deberes ciudadanos. Hay que recordar que el Derecho de acceso a la justicia de los pobladores del Napo está estipulado en la constitución y en Leyes con rango constitucional como el Convenio 169 de la OIT.

Lo que las autoridades del Comité Multisectorial piden es que los servicios de atención de justicia como las fiscalías, los juzgados, los jueces de paz, etc. sigan fortaleciéndose en la cuenca. Al Poder Judicial y a la Fiscalía de la Nación les compete responder a esta solicitud. Las reservas  petroleras con que cuenta la cuenca y van a beneficiar al estado como a la empresa privada amerita a pensar a la población del Napo que en justicia se logre contar con un Juzgado Mixto y una Fiscalía Mixta que puedan hacer presencia, y con una Policía Nacional fortalecida en la zona se pueda administrar, si se pudiera, “la tan ansiada justicia ordinaria” que se merecen todos los peruanos.

 

 

 

Los Salesianos y la Amazonia

por Juan Bottasso Boe tti (*) 10.20435/tellus.v18i37.606 EL CONTEXTO HISTÓRICO Después del r...