jueves, 15 de noviembre de 2012

¿En qué quedó la ESCUELA MARCA PERU en el Napo?


¿Escuela Marca Perú en el Napo?... ¿Gestión educativa democrática en la región Loreto?

Sorprendente fue la llegada de un helicóptero de la Marina de Guerra del Perú a la localidad de Santa Clotilde, capital del distrito del Napo, y a la comunidad nativa kichwa de Lagarto Cocha, el viernes 18 de mayo por la mañana; más aún fue sorpresa cuando de la nave salieron  una comitiva de autoridades del Ministerio de Educación, presidida por el viceministro José Martín Vegas Torres, acompañado de la titular de la Dirección General de Educación Intercultural Bilingüe y Rural, Elena Burga anunciando una inversión por parte del Ministerio de Educación de 1,200 millones de nuevos soles en la creación de redes educativas rurales y de frontera, las cuales permitirán la implementación de las Escuelas Marca Perú.

Preocupa que el viceministro de Gestión Pedagógica, José Martín Vegas Torres, quien en gobiernos anteriores ha ocupado responsabilidades muy importantes en temas educativos, cuando trabajó, por ejemplo, por mucho tiempo como Coordinador del Foro Educativo, instancia de la sociedad civil muy apreciada y, también como Secretario del Consejo Nacional de Educación, se haya hecho presente en la región Loreto, concretamente en el distrito del Napo, para implementar una Escuela Marca Perú, donde se quiere desarrollar aprendizajes fundamentales con procesos pedagógicos modernos, con una gestión educativa democrática y con un permanente proceso de acompañamiento en el marco de la Educación Intercultural Bilingüe. Todo esto al parecer suena bonito. Pero la realidad es que en medio de todo este movimiento y preparación de propuestas no se haya considerado la presencia de FORMABIAP, Programa de Formación de Maestros Bilingües de la Amazonía Peruana, ni siquiera cuando se instaló la mesa de trabajo: “Acción Social Sostenible”, que tiene entre sus objetivos, concertar un Plan de Acción Conjunta, a fin de concretar y hacer realidad acciones sociales sostenibles en el Río Napo.

FORMABIAP envió un mensaje a través de la red virtual “Comunidad Educativa Loretana” en el cuál preguntó por qué las organizaciones indígenas del Napo no habían sido invitadas a esta mesa de trabajo a desarrollarse el día viernes 18 de mayo. Preocupa si enormemente que en esta mesa de trabajo participaran funcionarios, profesionales, técnicos y especialistas del Ministerio de Educación, de la Dirección Regional de Educación de Loreto, de la Marina de Guerra del Perú, entre otras instituciones públicas y privadas, como PERENCO, compañía de exploración y producción dedicada al desarrollo de reservas de petróleo, pero no ninguna organización indígena de la cuenca del Napo.

Me permito pensar y preguntarme ¿una vez más el gobierno regional, la Marina de Guerra y la empresa petrolera PERENCO de la mano para “solucionar ahora temas educativos en el Napo”? Ya tenemos el recuerdo de esta experiencia cuando las tres instituciones hicieron bajo convenio, hace un par de años atrás, lo mismo tomando decisiones en temas de salud, inaugurando su Buque Tópico B.A.P. Pastaza, en el marco de su “plan de responsabilidad social” – plan que no se conoce –, donde la empresa Perenco con sus aliados se “comprometieron a atenciones integrales de salud en diferentes especialidades médicas en los pueblos de la ribera del medio Napo y Curaray”.

Sigo con la espina. ¿Se consultó realmente a las organizaciones indígenas como FECONAMNCUA en esta propuesta de trabajo?, ¿realmente se trabajó en conjunto un “Plan de Acción Concertado”, donde se definirán las acciones, los responsables y el cronograma de intervención en la zona del Río Napo?, ¿quién saldrá beneficiado realmente de todo esto: los pueblos indígenas, la totalidad de la población del Napo, los funcionarios de la DREL o es un laurel más para la empresa petrolera que el estado parece que avala inconsulta de los pueblos?

Este es el tema que más preocupa, NO SE CONSULTÓ A LOS PUEBLOS SOBRE ESTAS MEDIDAS A TOMAR POR PARTE DEL ESTADO, una vez más no se les escuchó. A pesar que el presidente Humala haya firmado la Ley Nª 29785 – Ley del Derecho a la Consulta Previa. Pareciera que se les escucha más a los “especialistas pedagógicos como a los inversionistas privados” que a la población y sus organizaciones representativas. Tendríamos que preguntarle a la ministra Patricia Salas ¿de qué “gestión educativa democrática” se habla o se quiere proponer cuando los pueblos indígenas representados por sus organizaciones no participan de ella?, ¿realmente existen las condiciones para la creación de una Escuela Marca Perú en la zona de Lagarto Cocha, uno de los pueblos que sufre en abandono del estado por varias décadas?

Está muy bien que el gobierno se esté fijando en las fronteras. Ya era hora. Pero es bueno saber que se están trabajando propuestas y agendas desde las comunidades indígenas del Napo. La que existe hace más de 30 años, el Programa de Educación Bilingüe del Alto Napo – PEBIAN – necesita ser reforzada, mejorada. El trabajo que viene haciendo el FORMABIAP en la zona hace 24 años en Loreto necesita ser más atendido. Como lo afirma el profesor Fernando García: “la batalla de las organizaciones indígenas y de los programas de formación magisterial en educación bilingüe que exigieron al Ministerio de Educación una atención a la diversidad cultural y lingüística ha rendido sus frutos”. Las poblaciones del río Napo cuentan con un grupo de profesores bilingües hace muchos años. Y hoy con estudiantes que se forman como futuros maestros bilingües. Si queremos lograr un cambio en las políticas educativas, si se quiere trabajar planes concertados, si se quiere hacer un diagnóstico real de la educación en la zona; en definitiva, si se quiere intervenir, concretar y hacer realidad acciones sociales sostenibles en el río Napo, pensemos bien desde el lugar y con la población que vive allí. No más intentos de descentralización de la educación sin la participación y sintonía de la sociedad civil, de la nacionalidad kichwa, huitoto, secoya, maijuna que en la cuenca habitan.

Sin la participación de las organizaciones indígenas y de la población, tendríamos finalmente que preguntarnos, ¿esta es la educación que queremos para el Perú?

Roberto Carrasco, OMI

 

Los Salesianos y la Amazonia

por Juan Bottasso Boe tti (*) 10.20435/tellus.v18i37.606 EL CONTEXTO HISTÓRICO Después del r...