domingo, 16 de octubre de 2016

¿Lesiones viejas?... esas son las que dejan más secuelas

Cuando te tocan el alma de una parte del cuerpo


Después de algún tiempo se volvieron a encontrar en la red social dos amigos que se habían dejado de ver por motivos de trabajo. Muchas veces la red social funciona como ese espacio para encontrar, por suerte algunas veces, y otras porque lo buscamos, a los amigos con quienes se compartió momentos inolvidables.

Se trata de Dave quien es médico de profesión, ahora trabaja como Director de un Hospital en una región alejada de la capital, y el otro es Tom, más conocido como Padre Tomás en la parroquia donde trabajó acompañando comunidades que vivían en situaciones de riesgo. 

Tanto Dave y Tom se conocieron en una situación propia para ambos: una persona estaba a punto de morir en el hospital y solicitaba ayuda espiritual. Dave no era tan devoto de estas cosas, pero sin embargo, accedió y fue a buscar al padrecito a la parroquia. La amistad surgió cuando este sacerdote dejó ingresar a Dave en su casa:

DAVE: Padre, buenas tardes. Necesito hablar con Ud. Soy el médico encargado del hospital.
TOM: Pase amigo…!  Le respondió el sacerdote.
Sorprendido, DAVE dijo: ¿Puedo entrar a su casa?
TOM: ¡Por supuesto… eres bienvenido!

Desde esa fecha empezó una cordial sintonía entre los dos. Ambos, cuando tenían la ocasión de saludarse se deseaban lo mejor. Así surgió una amistad. Tom aprendió a ver en el trabajo de Dave esa cercanía que tenía con la gente. Una vez se lo dijo...

TOM: Es interesante la forma cómo atiendes a los pacientes en el hospital. Al parecer les ayudas mucho. Tu trato con ellos es diferente, tú los tratas como personas, no como pacientes solamente.
DAVE: Si supiera Ud. que esta es una de las cosas que tuve que aprender durante estos años de formación. Pero igual, siento que tengo que mejorar… Todavía soy muy joven!!!

Los meses y los años pasaban rápidamente. Ambos habían encontrado una amistad sincera. Se juntaban para dialogar, para ver fútbol en la TV, para tomarse una cerveza y platicar sobre lo que sucedía en la zona. Dave incluso supo abrirse y confiar en Tom. Conversaron mucho, al parecer ambos se ayudaban. Porque, lo que compartía Dave a Tom acerca de su vida, le daba al sacerdote elementos para su reflexión y su oración personal. Y lo que le decía el sacerdote a Dave, el joven médico lo comenzó a reflexionar. Ambos supieron hacer de esa amistad una oportunidad para crecer juntos.

Los años pasaron. Y como estas tareas no son para toda la vida. No siempre se permanece en un mismo lugar. El Obispo de la región solicitó a Tom el cambio para una nueva parroquia, cerca de la ciudad. Un año después Dave decidió cambiar de trabajo porque le ofrecieron un nuevo proyecto para realizar. Pero él seguía en búsqueda, como que algo le faltaba concretar para sentirse bien consigo mismo. Esta lejanía de Tom era sentir la ausencia de un mentor que había encontrado. La ausencia de un amigo diferente. Al cabo de poco tiempo, ambos se alejaron.

Realmente pasaron algunos años sin comunicarse. Llegó el día que Dave ingresó a una red social donde pudo encontrar a Tom, a quien le invitó a ser parte de sus contactos. 

Ésta es una de las pocas conversaciones que volvieron a tener después de años:

DAVE: ¡¡¡ Hola Tom… soy Dave !!!
¡¡¡ Respóndeme !!! Oh mejor te escribo más tarde… Necesito un consejo de amigos. Como lo hacíamos antes.
TOM:  ¡Cuando quieras… solo avisa!... Y me alegro de encontrarte por este medio.
DAVE: Buen día Tom, pensé en escribirte esto en un correo, pero el ver una pantalla en blanco que está lista para recibir información o datos..., hace que piense que debo extender y extenderme mucho más de lo que debiera.
DAVE: Mi pregunta es: ¿QUÉ TANTO CUESTA SER O EN REALIDAD BUSCAR SER FELIZ?...
¿Recuerdas de lo que conversábamos? Actualmente tengo muchos problemas en casa y luego de años de matrimonio con altibajos y con irregularidades en su andar, hemos llegado al punto de ya decir que esto debe de terminar. Es claro que no hemos tenido peleas con gritos o demás, todo ha sido muy apagado por así decirlo.


En ese momento, por las tareas que le ocupaban a Tom, no respondió el mensaje al instante, pero igual logró hacerlo:

TOM: Buen día Dave… Ahora estoy en camino no puedo responderte...
DAVE: Ok, entiendo… Te lo escribo entonces. Lo lees después con calma, y así al tener tú tiempo libre puedas reflexionar y escribirme. Hay momentos, hay puntos en la vida en que ves atrás y luego ves al costado, y te pones a pensar ¿qué tanto de esto a pesar de los cambios quisieras que se siga repitiendo?
TOM: ¿Algo disturba tu mente?
DAVE: Posiblemente… y creo que así es. Algunas personas piensan que soy muy egoísta y egocentrista, porque me pongo a pensar en que ya debo abandonar el barco, con la clara convicción que lo que ocurre entre una pareja, los hijos no se deben ver afectados. La relación de padres ahora debe ser más fuerte más ya no se puede trabajar en lo que respecta a ser pareja.
DAVE: Pero para no mezclar los pensamientos que se me vienen junto a una dura sensación de pena. Busco la pregunta real y quiero hallar la respuesta real.
¿ES EGOÍSTA QUERER SER FELIZ?
¿ES EGOÍSTA MOSTRARLES A MIS HIJOS QUE CUANDO DOS PERSONAS ADULTAS NO SE QUIEREN O AL MENOS UNA DE LAS DOS YA NO QUIERE ESTAR CON ESA PERSONA O YA NO LA PUEDE HACER FELIZ, EL IRSE NO ES SIGNO DE DEBILIDAD O DE EGOÍSMO?
DAVE: ¡Sé lo que quiero hacer…! Y sé que tampoco quiero seguir haciendo daño ni hacerme daño a mí mismo por estar callando o apagando la verdad en mí.  Porque este silencio también afecta a todas las personas que están a mí alrededor. Y la más perjudicada es la persona con la que me casé. Es un momento complejo el saber que saldrás lastimado, pero que más te mueve es pensar en las personas que saldrán lastimadas. Aunque también entiendo que el tiempo puede curar las heridas pero el arrepentimiento por no haber tomado la decisión que crees, es la tuya, y te carcomerá por todo el resto de la vida que te quede.
DAVE: Listo eso es casi todo lo que siento querido Tom. Un consejo de un buen amigo siempre es bien recibido.


¡Esto realmente era una confesión!, como otras que había hecho. Y lo hacía porque realmente cree que puede salir de esto. Lo hace porque realmente necesita ayuda. Por cierto, Dave no recibió inmediatamente respuesta en ese momento. Después de unas horas…

TOM: Hola Dave
DAVE: Hola Tom… Muy buen día

TOM: Te escribo del hospital. Hoy tuve una operación al menisco en la rodilla izquierda. Dice lesión del corpo-corno posterior del menisco interno.
Una pregunta que quiero que empieces a reflexionar y te lo diré una vez más, cómo  lo hacía hace algunos años.

TOM: ¿Cuáles son las motivaciones reales que tienes en la vida?
Pienso que si te das un tiempo para reflexionar un poco esta pregunta podría ayudarte.
Luego compartiremos la respuesta y seguiremos con el proceso.
Recuerda que es importante que seas honesto contigo mismo
TOM: Te lo comparto para que reces un poquito por mí. No quiero publicar esto porque sería alarmar a mi familia. Pienso que esta operación es algo pequeño que me recuerda quién soy realmente.
DAVE: ¿Debo responder? ¿O lo reflexiono?... ¡Respóndeme Tom!... Pero, ¿está bien de la cirugía?
TOM: La cirugía salió bien.
DAVE: Entonces… todo perfecto. Claro no hay por qué ser alarmante. Estoy de acuerdo en no alarmar a la familia.
TOM: Así es.


Entonces, Tom le compartió la fotografía del informe que había recibido del Ortopedista y del proceso que debe seguir después de la operación.


DAVE: Por lo que leo. Todo está bien. Así que no hay de qué preocuparse… Ten cuidado nada más.
TOM: Si
DAVE: De no lesionarte.
TOM: Tomaré una semana de reposo en casa y luego retorno a las actividades de la parroquia.
DAVE: Y camina poco… Con mucho cuidado.
TOM: Si, gracias. Ahora que está pasando la anestesia se siente una cosa rara dentro.
DAVE: Jejeje… es normal… ¡Te han tocado en el alma de la rodilla! Es justo esta sensación tan profunda… Jijiji
TOM: Si… Es más te digo: el dolor era de años.
DAVE: Bueno con la medicación y el reposo todo te irá bien.
TOM: Así que preferí la operación.
DAVE: Ahhh… ¿es lesión vieja? Bueno esas son las que dejan más secuelas.
TOM: Degenerativa dice la RM –Resonancia Magnética–
DAVE: Bueno puede ser edad o lesión antigua.
TOM: Igual...  Creo que la mejor decisión es operar a tiempo lo que causa el dolor. Si no lo afronto estoy condenado a soportarlo todos los días y esto no es justo por mí y por las personas a quienes amo.
DAVE: Claro que sí… Entiendo el punto!!!  ¿No sé si fue con mensaje escondido? Pero la frase fue muy profunda.
TOM: Cuando te tocan el alma de una parte del cuerpo sabes que el riesgo es aún mayor, pero igual soy yo quien decido.
¡Eres muy inteligente para entender lo que te digo!
DAVE: ¡Tú eres muy claro!..., ese es el detalle.
TOM: Por eso Dios aprovecha mi operación para hablarte de la experiencia y no del libro o de lo que se aprende en la calle.
DAVE: Gracias Tom. De una experiencia de vida salió un mensaje para muchas áreas de la mía.
TOM: ¡Con mucho gusto, querido Dave!
¡A cuidar lo profundo de ti...! Nada puede opacar o permitir que un dolor permanezca cuando podemos hacer algo para remediarlo. Hay heridas viejas y otras por el recorrido de la vida…, igual son heridas..., pero esto no cambia en nada mis motivaciones reales.
DAVE: ¡Claro que sí!
DAVE: Debo reflexionarlo... Ahora pienso mucho más en mis hijos.
TOM: ¡Ese es el punto, querido Dave!
Un abrazo y recuerda: tú reza por mí y yo por ti.
Recuerda que eres médico del cuerpo, pero Jesús es del alma.
DAVE: Más que en una situación de adultos.
Mis hijos son lo principal y quiero que aprendan a ser sinceramente felices. Y que eso es lo que deben buscar siempre.
Y siempre rezaré por ti y por todos los buenos amigos que me regalan una parte de su vida. Muchas GRACIAS...
TOM: Bendiciones. Un abrazo a la distancia.



Los Salesianos y la Amazonia

por Juan Bottasso Boe tti (*) 10.20435/tellus.v18i37.606 EL CONTEXTO HISTÓRICO Después del r...