miércoles, 27 de noviembre de 2013

“Extraña presencia” de GOREL en el Napo – Caso Machahuay – II Parte


“Extraña presencia” de GOREL en el Napo – Caso Machahuay – II Parte

Por ROBERTO CARRASCO, OMI

 

Dos situaciones que han puesto en agenda social y política el tema de la vigilancia social en la cuenca del Napo. Por un lado, los hallazgos del Comité Multisectorial del distrito del Napo al concluir un recorrido de 24 comunidades indígenas kichwas. Y por otro lado la “extraña” presencia de funcionarios del GOREL (Gobierno Regional de Loreto) en Santa Clotilde. Es cierto que la vigilancia social es una responsabilidad de todos y todas. Aquí un tema para pensar:

El domingo 10 de noviembre se hicieron presentes en el salón consistorial del municipio del Napo los miembros del Comité Multisectorial: Gobernador, regidor, juez de paz, párroco, comisario, entre otros. Llegaba a Santa Clotilde el Ing. Antonio Solano Vargas, del Programa Regional de Manejo de Recursos Forestales y de Fauna Silvestre (PRMRFFS) del Gobierno Regional de Loreto, acompañado por Emilio Machahuay Taype. Ambos visitantes coincidían en que hay que reconocer el esfuerzo de ambas partes para preservar el ambiente pero sobretodo los bosques de esta parte de la Amazonía, tarea que el GOREL tiene como política regional.

Era setiembre del 2011, Emilio Machahuay llega a las comunidades de la sub cuenca del río Tambor, ubicada en medio Napo. Este personaje logra convencer a los pobladores que viene con “una amplia experiencia” en coordinar Comités de Gestión de Bosques en territorios indígenas de los matses en la cuenca del río Yavarí. Tema que nadie conocía. Y con un discurso florido –el de evitar de manera efectiva la tala ilegal en la zona– logra obtener las actas de tres comunidades: Santa Elena, Nuevo Libertador y Vista Hermosa para, según testimonio de los apus de dichas comunidades en Asamblea FECONAMNCUA del 20 de noviembre del presente, denuncian públicamente que EMILIO MACHAHUAY TAYPE fue quien elaboró las tres actas, falsificó firmas de los pobladores, y de repente apareció en las actas la propuesta de que Machahuay era Coordinador General de sus Comités de Gestión de Bosques y del Área de Unidad de Gestión de Bosques que más adelante se llamará ASOCIACIÓN CIVIL DE COMITÉS DE GESTIÓN DE BOSQUES “ALTO COPALYACU, TAMBORYACU Y ALGODÓN”, siendo presidente de la misma, donde el mencionado comité es una persona jurídica de derecho privado conformado por personas naturales y jurídicas que se constituyen bajo régimen de asociación (así lo señala la conclusión del Oficio N° 0333-2013-GRL-GGR-PRMRFFS-DER-SDPM de fecha 19 de abril del 2013).

Ya han pasado dos años de todo esto y nos preocupa profundamente cómo autoridades del Gobierno Regional de Loreto “extrañamente o por desconocimiento” hayan obviado el principio elemental de la Ley N° 29785, Ley de Consulta Previa que habla del consentimiento libre, previo e informado dentro de territorios indígenas sobre todo cuando se habla de proyectos o propuestas donde las comunidades indígenas se verán afectadas. Lo que ha habido (en el GOREL) es solo evaluación y análisis de cartas, memorándum, oficios, informes, revisión de leyes y ordenanzas regionales, Resoluciones Jefaturales, Reglamentos Internos entre otras cosas que llegan a la conclusión de que Emilio Machahuay ha conseguido hacer reconocer dicho Comité de Gestión de Bosques y la Unidad de Gestión de Bosques.

Lo cierto es que ni los apus, ni la población del Tamboryacu o del Napo, conocen realmente quién es Emilio Machahuay. Incluso el apu de Copal Yacu menciona en Asamblea de la Federación que este personaje no es morador, quedando en evidencia el delito de falsedad genérica en el que ha incurrido por mostrar en su expediente que reside en Copal Yacu. Las preguntas surgen a la vez en este caso: ¿es tan fácil presentar documentación en el GOREL y pedir reconocimiento sin antes hacer investigación real de los hechos?, ¿cuesta mucho navegar por este río a pesar que el GOREL tiene convenio con Perenco y la Marina de Guerra para hacerlo?

34 apus y toda la directiva de la FEDERACIÓN DE COMUNIDADES NATIVAS DEL MEDIO NAPO, CURARAY Y ARABELA –FECONAMNCUA– en su última asamblea han decidido lo siguiente: Denunciar a Emilio Machahuay Taype por estafa, por falsedad genérica al hacerse pasar como poblador y morador de una comunidad indígena de la cuenca, concluyendo en declarar como persona no grata en la cuenca del Napo a este tipo de personas que vienen a engañar a pueblos que carecen de información y conocimiento en este tipo de temas. Tiene mucha razón el Comité Multisectorial del Napo cuando dice en su Informe N° 01-2013, que los territorios indígenas están siendo invadidos por empresas o personas legales o ilegales, poniendo en riesgo la vida de los pueblos indígenas del Napo y responsabilizado a las autoridades locales y regionales por no hacer un verdadero control y un trabajo eficaz que proteja realmente a la población.

Si alguien quiere decir que esta experiencia es la primera en toda la región y con éxito, una vez más se equivoca. Ni este Comité de Gestión de Bosques ni el ACR Maijuna también promovido por el GOREL han respetado los principios elementales de consulta antes de señalar que es un proceso a imitar.

 

 

Los Salesianos y la Amazonia

por Juan Bottasso Boe tti (*) 10.20435/tellus.v18i37.606 EL CONTEXTO HISTÓRICO Después del r...